Visita al Clos Lucé, última residencia de Leonardo da Vinci

Visita al Clos Lucé, última residencia de Leonardo da Vinci

publicado en: Escapadas | 0

La visita al Clos Lucé, última residencia de Leonardo da Vinci, es un viaje de quinientos años en el tiempo que nos descubre otras facetas de su personalidad.

En 1516 el rey Francisco I y su madre Luisa de Savoya invitan a Leornardo da Vinci a Amboise. El rey Francisco impresionado por su talento le nombra “primer pintor, ingeniero y arquitecto del Rey”. Además, le ofrece el uso del Castillo del Clos Lucé situado cerca del Castillo real de Amboise. En los archivos nacionales de París hay un certificado de pagos que especifica la pensión que concedió el rey al Maestro: 2000 ecus por dos años. Suma que, en aquellos tiempos, era una pequeña fortuna.

Visita al Clos Lucé

Da Vinci residió en el Castillo del Clos Lucé los tres últimos años de su vida. Rodeado de sus alumnos, trabajó en numerosos proyectos para el rey.

La visita al Clos Lucé, la última residencia de Leonardo es también descubrir la historia de una amistad entre el rey y el genio. Un subterráneo que une el castillo del Clos Lucé y el Castillo real de Amboise permitía a los dos hombres encontrarse. Leonardo mantuvo excelentes relaciones con tres reyes de Francia: Carlos VIII, Luis XII y Francisco I.

Visita al Clos Lucé

Su figura es célebre por su humanismo profundo, las artes, la ciencia y la filosofía, pero también fue gran un ingeniero militar. Cuando trabajaba para la familia Sforza en Milán su creatividad en la concepción de las máquinas de guerra era inagotable: catapultas, cañones a vapor, carro de asalto, metralletas…

Visita al Clos Lucé

En el sótano del castillo cuatro salas nos permiten entender el conocimiento del Maestro: el automóvil, el carro de asalto, las metralletas. Sus dibujos y maquetas que nos muestran su deseo de descifrar la mecánica de la vida. El joven Leonardo compara todo con el cuerpo humano. Intenta mostrar la existencia de una mecánica de los cuerpos de la que sus numerosos proyectos de máquinas voladoras dan testimonio.

El planeador articulado de Leonardo ha sido concebido a partir de la vida. Es el fruto de una larga observación del vuelo de los pájaros y los murciélagos. Su fascinación por el vuelo le hizo construir una máquina voladora de 12 metros de envergadura.

Dejar una opinión