Una visita insólita e imprescindible: la pirámide de Keops en París