En París puedes vivir la emoción de una subasta en vivo y vivirla a lo grande, en la casa de subastas más antigua del mundo que es también un museo mágico y efímero abierto a todo el mundo.

En la visita podrás vagabundear ante las vitrinas de la exposición, consultar los catálogos de ventas y acercarte a las obras, examinarlas, informarte sobre su valoración… y adquirir el objeto de tus sueños.

Si nunca has presenciado una subasta en vivo seguramente tendrás una idea equivocada de lo que realmente es.

  • La subasta es una forma de adquirir bienes mucho más antigua de lo que imaginas. La palabra subasta procede del latín, los romanos clavaban una lanza en el lugar en el que se celebraba la venta, significaba que la transacción se realizaba con la garantía de la autoridad pública. El comercio de obras de arte en Roma llegó a ser muy importante, los romanos compraban objetos para poder venderlos y obtener dinero en momentos de dificultad. Esta tendencia fue la base del mercado de arte actual.
  • Posiblemente piensas que es un ambiente excesivamente inaccesible y elitista cosa que es totalmente falsa porque las subastas están abiertas al público, no se necesita ninguna invitación y, por supuesto, no estás obligado a comprar.
  • Seguro que crees que los objetos que se venden en una subasta son muy caros, cuando lo normal es que haya piezas de todos los precios.

Dejar una opinión