Al caer la tarde os proponemos disfrutar de una experiencia de maridaje de queso y vino. Un momento para descubrir una de las más arraigadas tradiciones de Francia: los quesos y vinos. En casa de un artista que convierte el maridaje en verdaderas “parejas” y auténticos flechazos para el placer de vuestra degustación… y todo esto en un precioso rincón

La carta, como no podía ser de otra manera, se construye con  historias de amor. Y, a través de estas historias de amor, el maestro nos desvela su buen hacer y sus secretos.

Y, como para gustos están hechos los colores, el maestro ha creado una opción para los que no les gusta el queso y han tenido la delicadeza de ser los “acompañantes” en esta fiesta.

Dejar una opinión