En tu próxima visita a París incluye en el programa una escapada a Versalles, uno de los palacios más fascinantes del mundo, declarado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco.

A la ciudad de Versalles se accede fácilmente en transporte público (aproximadamente cuarenta y cinco minutos desde el centro de París en RER)

El palacio fue inicialmente el pabellón de caza de Luis XIII, más tarde residencia de los reyes de Francia (Luis XIV, Luis XV y Luis XVI) hasta la Revolución Francesa.

Versalles es el gran teatro de la historia de Francia, escenario privilegiado de intrigas, guerras, amantes, traiciones y también de lujos y excesos porque no hay que olvidar que es el símbolo del poder de la monarquía absoluta.

Chateau de Versailles - Galerie des Glaces

La visita a los apartamentos del Rey y de la Reina, y sus salones es también un recorrido por la mitología. La galería de los espejos es la obra de un joven rey que quiere deslumbrar a la corte con su fastuosa residencia.

Sus jardines son un verdadero ejemplo de cómo puede transformarse la naturaleza, ampliando espacios y creando perspectivas. Están salpicados de fuentes que los convierten en espectáculos mágicos de agua.  Con una superficie de 100 hectáreas y fueron diseñados por un arquitecto del paisaje: Le Nôtre. El propio Luis XIV colaboró activamente en el diseño de los jardines y escribió un itinerario, que todavía hoy se sigue, para mostrar toda la belleza de sus fuentes, estanques, parterres y bosquecillos.

las fuentes de versalles

Terminada la visita al palacio puedes aprovechar para convertir tu escapada a Versalles en un homenaje gastronómico. Haz una pausa gourmet en el restaurante de un gran chef francés galardonado tres veces con tres estrellas Michelin, Alain Ducassé. Recientemente inaugurado, el restaurante Ore propone opciones para todos los gustos y bolsillos, desde grandes clásicos de la cocina francesa a platos ligeros y rápidos para los que no quieren alargar la pausa. Su abanico de propuestas va desde un desayuno de reyes a primera hora hasta un exquisito té de la Reina María a media tarde.

Si de verdad quieres algo muy especial, espera a que los turistas abandonen el palacio para disfrutar de una magnífica y exclusiva cena que transformará tu escapada a Versalles una experiencia inolvidable.

Dejar una opinión