Cada estación del año tiene su encanto particular y cada viaje es diferente según la estación en la que se haga.

 

El otoño es tiempo de vendimia y el mejor momento para hacer una ruta del vino. Los viñedos visten sus mejores colores, del amarillo al rojo. La temperatura es aún agradable y es el momento ideal para visitar los dominios, conversar con los propietarios y degustar sus más preciados tesoros.

Además,  París vive sus mejores momentos en otoño, porque estos colores resaltan un más, la belleza de la ciudad. Porque su agenda cultural en la rentrée está llena de acontecimientos…

Hay también otras posibilidades a explorar como o Bretaña o la Provenza que son otros magníficos destinos para disfrutar de los colores de otoño.

Dejar una opinión