Se la conoce como la Isla de la Belleza. Sus playas no tienen nada que envidiar a las del Caribe pero sólo los franceses y algunos suizos y alemanes disfrutan del espectáculo de belleza natural que es Córcega, con sus acantilados y sus aguas cristalinas.

Bellas aldeas, molinos de viento y atardeceres sagrados… Decidirse por esta isla, sobre todo fuera de temporada, en octubre, abril o mayo, puede convertirse en la mejor elección vacacional que uno haga en su vida.

Dejar una opinión