Un viaje con los abuelos puede ser una gran aventura para los niños y una gran experiencia para los mayores.

Un viaje diferente en el que se refuerzan los lazos familiares, eliminando horarios, rutinas y otras obligaciones para crear un ambiente distendido en el que compartir experiencias únicas.

En París infinito somos conscientes de que se trata de dos mundos diferentes que se acercan a través de los momentos compartidos y de los aprendizajes que se producen de un mundo al otro durante el viaje.

Dejar una opinión