Por qué los parisinos adoran París en otoño y qué nos trae

Por qué los parisinos adoran París en otoño y qué nos trae

publicado en: Actualidad, Lifestyle | 0

Porque, por fin, llega el momento de reapropiarse de su ciudad. Te va a encantar saber por qué los parisinos adoran París en otoño y qué nos trae este año.

La ciudad también se despierta y recibe a sus habitantes con un programa excitante, mil cosas que hacer: teatros, exposiciones, conciertos (Si quieres tener la oferta detallada haz clic en ¿Que hacer en París? ). Este año, además de todas estas propuestas, el otoño nos trae otras sorpresas:

Porqué los parisinos adoran París en otoño

La apertura del nuevo Museo de Yves Saint Laurent en el que podremos observar el proceso completo de creación de este genio de la alta costura. En el histórico inmueble de estilo Segundo Imperio de la rue Marceau, sede central de la empresa. Una exposición excepcional para descubrir el estilo Saint Laurent y el buen hacer de sus talleres.

Porqué los parisinos adoran París en otoño

El Hotel Salomon-de-Rothschild abre al público una sala dedicada a las colecciones del barón. Objetos de arte procedentes de la antigüedad hasta el siglo XX de Asia y Europa. Un sitio excepcional y cargado de historia con vidrieras del siglo XVI que le dan un encanto particular. Un guía acompaña la visita y cuenta la historia del edificio, de sus propietarios (Luis XVI y Balzac entre otros ) y, por supuesto, de las colecciones.

La inauguración de U Arena una sala cubierta que puede acoger a 40.000 espectadores; y lo hará con un concierto a lo grande de los Rolling Stones. La sala situada muy cerca del Arco de la Défense  se dedicará sobre todo al deporte, pero prevé celebrar unos 25 conciertos por año.

Porqué los parisinos adoran París en otoño

Para los amantes de los libros un concept store La Mouette rieuse, con libros, exposiciones y un café para disfrutar mientras hojeas tus adquisiciones.

La reapertura del teatro Mogador con el musical Grease

El nuevo restaurante Girafe. Un sitio ideal para beber un té o para cenar enfrente de la Torre Eiffel. En el hall de la Cité de l’Architecture et du Patrimoine y con terraza para los días de buen tiempo.

Para un dulce aterrizaje la apertura de las pastelerías: Yann  Covreur y Maison Aleph la primera del pastelero jefe del Príncipe de Gales la segunda nos trae los dulces sirios pero revisitados a la francesa.

Además en otoño los días son más cortos pero París adquiere una luz especial, es un momento ideal para disfrutar de la ciudad, el romanticismo invade los parques y los bordes del Sena y el clima es todavía suave para permitir “flâner” (vagabundear, pasear sin rumbo fijo) el deporte favorito de los parisinos.

Dejar una opinión