Confían en sus piezas claves del fondo de armario Y consiguen ser elegantes sin esfuerzo, es el “menos es más” elevado a la enésima potencia. Un vestido negro, una camisa blanca inmaculada ¿Podría haber algo más elegante?