La romántica historia del Muro de los Te Quiero

La romántica historia del Muro de los Te Quiero

publicado en: Historias de la ciudad | 0

Es la más bella colección de palabras de amor, conjugadas en todos los idiomas y dialectos.

Hoy te contamos la romántica historia del Muro de los Te Quiero.

A los pies de la colina de Montmartre, en uno de los jardines más románticos de la ciudad, se encuentra el Muro de los Te Quiero. Un monumento insólito al amor que se esconde en un parque construido sobre el antiguo Ayuntamiento de la Comuna de Montmartre. Un oasis en la plaza de Abbesses, cuando lo visites, siéntate un momento en alguno de sus bancos para respirar París.

La inesperada historia del muro de los te quiero

La romántica historia del Muro de los Te Quiero comienza en 1992, fue inaugurado en 2000. Su autor Frederic Baron, poeta y compositor, soñaba con un viaje alrededor del mundo, decidió realizar la más bella colección de palabras de amor. Se dedicó a recoger las palabras “te quiero” escritas por su hermano y después por personas de otras nacionalidades: un vecino árabe, un amigo portugués, un ruso que encontró por casualidad… luego continuó por las embajadas. Logró reunir 3 grandes carpetas con más de 1500 “te quiero” en 300 idiomas diferentes: griego, danés, navajo, pastún, francés, inglés, chino, esperanto… casi todos.

La inesperada historia del muro de los te quireo

Contactó con Claire Kito, una artista que practica la caligrafía de extremo oriente, para que ensamblara las diferentes frases. Daniel Boulogne, muralista, se enamoró del proyecto y decidió construirlo. Más de 600 baldosas de lava esmaltada que recuerdan las hojas en las que Baron  amasó su colección.

La inesperada historia del muro de los te quiero

Y, como no podía ser de otra manera, los artistas de la calle decidieron coronar el monumento con una imagen de Rita Hayworth, sujetando un guante en su mano, en una versión de Gilda en azul eléctrico que nos dice “Amar es desorden, entonces amemos”

Aquí y allá, pedazos de un corazón roto, salpican a las palabras. Son los fragmentos del corazón de la humanidad que se desgarra y que el muro quiso reunir.

Dejar una opinión