Escapada al Castillo de Courances, cinco buenas razones