El origen del lujo francés: los marchands merciers parisinos