El Castillo de Monte-Cristo, el sueño de un escritor

El Castillo de Monte-Cristo, el sueño de un escritor

publicado en: Escapadas | 0

Ya lo habrás adivinado, esta mansión perteneció a Alejandro Dumas el gran escritor del siglo XIX. Hoy te acompañamos a visitar el Castillo de Monte-Cristo, el sueño de un escritor.

 

El castillo de Monte Cristo, el sueño de un escritor

Autor de Los Mosqueteros y del Conde de Monte-Cristo, Dumas fue un personaje fascinante: dramaturgo, periodista, aficionado al arte, viajero incansable, sibarita y conquistador. El castillo es su obra y también, el reflejo de su imaginación.

Nadie puede resistir al encanto de este espacio en el que la extravagancia y la generosidad del espíritu de Alejandro Dumas están todavía presentes hoy

A mitad del siglo XIX Dumas, cansado de los excesos de su vida social en la ciudad,  buscaba un refugio en el que poder escribir. Encontró una colina en Port Marly a unos veinte kilómetros al Oeste de París.

El castillo de Monte Cristo, el sueño de un escritor

La construcción duró tres años y no estuvo exenta de dificultades ni de caprichos que le llevaron a invertir todo su capital… La inauguración (los franceses llaman a estas fiestas “cremailleres”) con 650 invitados recibidos con los brazos abiertos por el escritor. Esa fiesta solo fue un presagio de lo que ocurriría después porque la mansión se convirtió en un lugar de fiestas ininterrumpidas y en la pensión de escritores, pintores y artistas que no tenían dónde caerse muertos… para darle un toque exótico al cuadro un pequeño zoo particular en el que se contaban monos, caballos, periquitos, perros gatos, un pavo real y un faisán dorado entre otras especies.

El castillo de Monte Cristo, el sueño de un escritor

Esta locura duró algo más de un año, lo que duró su dinero. Perseguido por las deudas tuvo que vender la propiedad por 30.000 francos (había invertido 200.000). Nuestro protagonista dilapidó su fortuna sin ningún remordimiento.

El castillo

El castillo de Monte Cristo, el sueño de un escritor

Es una encantadora vivienda con fachadas esculpidas: motivos florales, ángeles, instrumentos de música y animales extraños, salpicada aquí y allí por retratos de escritores de todas las épocas.

En la primera planta un salón morisco con los muros revestidos de arabescos obra de artistas tunecinos que el escritor trajo de uno de sus viajes.

Hay también un castillo neogótico al que Dumas llamaba Château d’If, era su lugar de trabajo en el que se encerraba durante horas para escribir en paz.

El parque con jardín a la inglesa y en el que las fuentes han permitido hacer una puesta en escena con cascadas, estanques con rocas creando la atmósfera romántica que Dumas imaginó para su dominio.

Château de Monte-Cristo

Port Marly

Ofrece también visitas guiadas y teatralizadas

Tarifa : 7€ adultos      4€ niños

Dejar una opinión