Consejos imprescindibles para no parecer un turista en París

Consejos imprescindibles para no parecer un turista en París

publicado en: Lifestyle | 0

Cada año cerca de 27 millones de personas visitan la ciudad de la luz. Aquí tienes 6 consejos imprescindibles para no parecer un turista en París.

El turismo es una fuente muy importante de ingresos. No obstante, los parisinos tienen dificultades para soportar a los turistas.

  1. Guarda el mapa, utiliza tu smartphone en su lugar pero sobre todo manéjalo con soltura que nadie pueda darse cuenta de que estás perdido.
  2. Camina deprisa, lo más rápido que puedas, aunque no vayas a ninguna cita.
  3. …y, sobre todo, que nadie note que estás perdido
  4. No sonrías nunca, bajo ningún pretexto; bueno, excepto si ves a un turista intentando entender un mapa.
  5. Nunca des comida a las palomas: los parisinos las odian
  6. Vigila tus selfies, prohibido hacerlos en el metro o lo que es peor… ¡con la Gioconda!

Consejos imprescindibles para no parecer un turista en París

Además de nuestros consejos imprescindibles para no parecer un turista en París, también te dejamos una lista de cosas que jamás haría un parisino

  • Sentarse en una terraza de Campos Elíseos. Los Campos están tomados por los turistas y el parisino odia las palomas y a los turistas. En la medida de lo posible intenta mantenerse alejado de los puntos turísticos, aunque no siempre es posible.
  • Tomar el sol en Champ de Mars bajo la Torre Eiffel por la misma razón que el anterior y porque para tomar el sol prefiere el parque de Luxemburgo, el Monceau o las Buttes Chaumont
  • Dar una vuelta en Bateau Mouche, no hace falta explicarlo ¿Verdad?
  • Cenar en la banlieue porque, francamente, está al otro lado del mundo. (la banlieue es todo lo que queda al otro lado del Péripherique para un parisino son las afueras de París.)
  • Quedar en la Place du Tertre (la plaza de los pintores en Montmartre) ni tampoco en Les Halles un sábado por la tarde. En la plaza du Tertre es por los turistas, por lo que respecta a  Les Halles, a ningún parisino que se precie le gustan Les Halles por más que el ayuntamiento invierta en la zona para embellecerla.
  • Tomar el brunch demasiado temprano el domingo.  Los días de diario el parisino trabaja sin descanso; a partir del jueves, sale por la noche y por este motivo el domingo prefiere levantarse tarde y disfrutar de la vida. El parisino puede tomar el brunch pasada la hora de comer, es decir más tarde de la una.
  • Cenar en un Burger… ni aunque fuera la última opción. Siempre habrá un japonés interesante o ese “charmant petit resto”

Dejar una opinión