Amor y celos en Chenonceau, el castillo de las Damas

Amor y celos en Chenonceau, el castillo de las Damas

publicado en: Escapadas | 0

Es una de las joyas del valle del Loira; su figura, cruzando el río Cher, es inconfundible.

Descubre en esta visita las historias de amor y celos en Chenonceau, el castillo de las Damas.

Chenonceau, castillo de las damas, símbolo de amor y celos

La historia de Chenonceau el castillo de las Damas está marcada por las vidas de las mujeres que lo poseyeron y lo construyeron.

La historia de amor

En 1547, venciendo ciertas dificultades legales que impedían la transmisión de los bienes de la corona, Enrique II, rey de Francia, regaló el castillo de  Chenonceau a su amante Diana de Poitiers. Diana fue el gran amor de Enrique II, en aquella época se la conocía como “la más que reina”. Ambos protagonizaron una de las más grandes historias de amor de la realeza. Esta pasión desató los celos de la reina Catalina de Medicis, mujer de Enrique II. Los celos fueron especialmente violentos después del regalo de Chenonceau.

Amor u celos en Chenonceau el castillo de las Damas
Salamandra, símbolo real, significa resistir al fuego y apagarlo

La venganza por celos

Lamentablemente, pocos años más tarde Enrique II sufrió un accidente del que no saldría con vida y los planes de Diana se vieron alterados, quedó completamente desprotegida. La caída de “la más que reina” era predecible y la venganza de Catalina de Medicis no se hizo esperar. Catalina prohibió terminantemente a Diana visitar al rey en sus últimas horas e incluso asistir a sus funerales, fue expulsada de Chenonceau y obligada a devolver las joyas de la corona que Enrique le había regalado.

Amor y celos en Chenonceau, el castillo de las Damas
Gran galería sobre el río Cher

Si Diana hizo construir el puente sobre el Cher, fue Catalina de Medicis la que hizo construir la espléndida galería sobre el puente que da al castillo la imagen que hoy conocemos. Durante la época de Catalina, el castillo fue conocido como un lugar de fiestas y de placer.

Amor y celos en Chenonceau
Habitación de Diana de Poitiers y retrato de Catalina de Medicis

A la muerte de Enrique III su esposa Luisa de Lorraine se retiró a Chenonceau para vivir su duelo. Luisa era una mujer muy piadosa y decidió acoger en Francia a una comunidad de monjas clarisas.

Amor y celos en Chenonceau el castillo de las Damas
Cocinas de Chenonceau

Pasados los años, durante la Revolución Francesa, fue otra mujer, Madame Dupin, quien salvó Chenonceau de los ataques de los anti-monárquicos.

Amor y celos en Chenonceau, el castillo de las Damas
Cocinas de Chenonceau

Chenonceau el castillo de las Damas es una de las visitas ineludibles al recorrer el Valle del Loira.

Dejar una opinión