No eran gárgolas sino quimeras

publicado en: Historias de la ciudad | 0

El desliz de Disney en “El jorobado de Notre Dame” que se extendió como la pólvora y que deberías empezar a corregir.

las-quimeras-de-notre-dame

Desde que se estrenó la película, El Jorobado de Notre Dame, todo el mundo sabe lo que son las gárgolas de Notre Dame de París. Ahora viene la primera sorpresa, lo que hasta ahora has llamado gárgolas son, en realidad, quimeras.

En efecto, las gárgolas son esculturas que sirven para evacuar el agua de los tejados, fueron instaladas en la Edad Media. Las gárgolas echan el agua por la boca y sobresalen de los muros para que el agua caiga lejos de ellos y así protegerlos de la humedad.

las-gargolas-de-notre-dame

Pero lo que aparecía en la película de Disney eran quimeras. Las quimeras son esculturas decorativas, a veces grotescas o espeluznantes. Su única función era la de recrear esa atmósfera fantástica de la Edad Media. Se encuentran en la galería de las quimeras de Notre Dame; habrás podido verlas si te has atrevido a subir los 387 escalones de la torre, no todo el mundo lo hace… Sentadas en la galería contemplan a los parisinos y vigilan la ciudad; podría parecer que están ahí para proteger la catedral.

Las quimeras se instalaron en Notre Dame en el siglo XIX. En 1845 los trabajos de restauración de la iglesia fueron encargados al arquitecto Eugène Viollet le Duc. Esta fecha es de gran importancia, dado que Victor Hugo escribió su célebre novela Notre Dame de París en 1831. Por lo tanto, las quimeras no habían sido aún instaladas en la catedral. Fue el propio Viollet le Duc quién diseñó estas imágenes: lo hizo inspirándose en una edición del libro de Victor Hugo.

Los creadores de las quimeras demostraron una gran imaginación, figuras animales o figuras humanas o híbridos de humano y animal, bestias fantásticas con garras de león, cola de serpiente o alas de águila.

Aquí te dejamos una selección para que las conozcas…

las-quimeras

Dejar una opinión