Los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón.

Los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón.

Esa impresionante cúpula de oro que brilla en la noche de París es la cúpula de la iglesia de San Luis de Los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón.

No es un lugar muy visitado por los turistas y sin embargo es uno de los más emblemáticos de París: Los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón. Actualmente estos edificios están ocupados por los museos y también algunos servicios y dependencias para antiguos combatientes.

Fue el rey Luis XIV quién ordenó su construcción con el fin de dar cobijo a los militares inválidos de la guerra que no tenían hogar. El complejo fue construido por Mansart en tres años y empezó a cumplir su función de residencia inmediatamente después de su construcción: La construcción de la iglesia duró aproximadamente treinta años y fue terminada en 1706.

Cúpula de los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón
Cúpula de los Inválidos

La iglesia de Los Inválidos alberga los restos de Napoleón Bonaparte, de su hermano José y también de su hijo Napoleón II y los de varios mariscales como Foch, Leclerc y Lyautey.

Los Inválidos, una visita a la tumba de napoleon
Tumba de Napoleón

Los Inválidos son la sede de los siguientes museos

  • Museo del Ejército (Musée de l’Armée).
  • Museo de la Orden de la Liberación (Musée de l’Ordre de la Libération).
  • Museo de Planos y Relieves (Musée de Plans et Reliefs).

San Luis de Los Inválidos.

La iglesia de los Inválidos fue construida con posterioridad a los edificios principales, debido a la insatisfacción del rey Luis XIV con la primera propuesta presentada. Luis XIV deseaba una construcción que permitiera la asistencia a la misma misa de los soldados y del propio rey, pero sin que el soberano tuviera que mezclarse con los soldados.

Los Inválidos, una visita a la tumba de Napoleón
Interior de la iglesia de Saint Louis des Invalides

Finalmente, Mansart dio solución al problema dividiendo el proyecto original de templo en dos iglesias separadas, aunque dotadas de continuidad arquitectónica: la iglesia Saint-Louis-des-Invalides, llamada “iglesia de los soldados”; y la iglesia del Domo (Église du Dôme), para la oración del monarca y la realeza.

Dejar una opinión