Escapada a Barbizon, el pueblo de los pintores

Escapada a Barbizon, el pueblo de los pintores

Una escapada a Barbizon para visitar este adorable pueblo de pintores  y el bosque de Fontainebleau. Un lugar en el que el arte y la naturaleza se encuentran.

Os van a encantar sus bellas casas de piedra, los muros llenos de flores, los albergues restaurados y esas calles adoquinadas e impolutas. Es un lugar ideal para los amantes de la historia y la pintura con sus antiguos talleres y las modernas galerías de la calle principal. Además, un paseo por el bosque permite respirar aire puro, disfrutar en calma de la naturaleza y os aportará una agradable sensación de bienestar.

En el siglo XIX, Barbizon fue uno de los lugares elegidos por el movimiento pre-impresionista. Desde 1830, esta pequeña aldea de leñadores acogió en su célebre Albergue Ganne a todos los pintores que venían en busca de inspiración cerca de la naturaleza virgen; entre ellos Camille Corot o Daubigny y más tarde  serían Jean-François  Millet, Théodore Rousseau, Decamps, P. Huet…

Escapada a Barbizon El Angelus de Millet
El Angelus de Millet

 

Desde 1850 extranjeros de Europa, Rusia o Estados Unidos venían a reunirse con sus colegas franceses en Barbizon cuando empezaba la primavera.

Así, el hotel Siron (actual Bas-Breau) recibía a una uneva clientela de pintores y escritores. Su huésped más famoso fue, sin duda, Robert Louis Stevenson, autor de La Isla del Tesoro. Huésped extraordinario que dejó en sus novelas anécdotas apasionantes sobre este hotel.

En nuestra escapada a Barbizon, veremos el Albergue Ganne, hoy Museo de la Escuela de Barbizón. Abierto en 1824 todavía conserva decoraciones de la época realizadas por artistas que en él se alojaban.  Aquí, los pintores compartían habitación y dibujaban sobre los muros y sus noches eran largas y bañadas en alcohol.

La Casa-taller de Théodore Rousseau, es una casita retirada al fondo de un jardín. Rousseau la habitó desde 1847 hasta su muerte.

Escapada a Barbizon pueblo

La casa taller de Jean-François Millet es un museo privado, instalado en el taller en el que pintó sus obras principales, el Angelus, las Segadoras, la Siembra… El pintor se instaló aquí desde 1849 hasta su muerte en 1875.

En la escapada a Barbizon no puede faltar una visita a una villa del siglo XIX: “Les Charmettes”. En esta villa el coleccionista americano Massoud Besharat ha decidido abrir una galería de arte contemporáneo: Besharat Gallery, En la casa y el jardín se exponen obras de una treintena de artistas internacionales, pintores, escultores o fotógrafos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Podéis hacer una pausa para comer en L’Ermitage Saint-Antoine, en un cuadro rústico que recuerda la época de los pintores de la Escuela de Barbizón pero con una comida deliciosa y una agradable terraza.

Si la hora de la comida llega durante el paseo por el bosque, una cabaña puede ser un sitio ideal. En Le Chalet de la Caverne des Bringards, disfrutaréis de una cocina sencilla y raciones generosas a precios económicos y en un marco  incomparable.

2 Respuestas

  1. mary macias

    Hermoso mercy

Dejar una opinión