El castillo de Franconville, de palacio en ruinas a hotel de lujo

El castillo de Franconville, de palacio en ruinas a hotel de lujo

Un ambicioso proyecto para dar una segunda oportunidad y un final feliz. El castillo de Franconville, de palacio en ruinas a hotel de lujo

El castillo de Franconville, perteneció al Duque de Massa y fue construido en 1880 por el arquitecto Hyppolyte Destailleurs. El edificio es de estilo neoclásico y está situado en un terreno de noventa hectáreas en el bosque de Carnelle, en Saint-Martin du Tertre a unos cincuenta kilómetros al norte de París.

Destailleurs se inspiró en el castillo de Maisons-Laffite construido en el siglo XVII por el gran arquitecto François Mansart, considerado el precursor de la arquitectura clásica.

Interior del castillo de Franconville
Interior del Castillo de Franconville

El parque del castillo fue diseñado por Louis-Sulpice Varé, creador del bosque de Bolonia. El castillo tenía también un invernadero de naranjos Orangerie con una fuente y un estanque con numerosas estatuas. Por encima de la orangerie una esfinge en mármol blanco, obra de Jacques Sarrazin era la única estatua de mármol del parque. Las otras obras del jardín eran replicas en hierro fundido de antiguas esculturas. El Duque de Massa hizo acondicionar en el parque un pequeño teatro donde se celebraban conciertos y se representaban comedias.

A lo largo del castillo fluía un río artificial, hoy en día es aun visible en algunos lugares del parque. También existió un pequeño embarcadero construido en madera y que actualmente ha desaparecido por completo.

Durante la Primera Guerra Mundial el castillo se transformó en hospital militar y, posteriormente, en 1924 el duque lo vende a la región. Las autoridades deciden instalar un hospital para tuberculosos que es inaugurado en 1.929. El hospital tenía una capacidad de 250 camas y estuvo en funcionamiento hasta 1992. En los años siguientes el castillo cayó en el abandono y se deterioraba paulatinamente. En 2007 la región tomo la iniciativa de dedicar 600.000€ de patrimonio para restaurar el lugar. Posteriormente en julio de 2014 fue vendido a un consorcio ruso-luxemburgués.

El castillo será transformado en un complejo hotelero, un restaurante de lujo y un centro de balneoterapia que será instalado en el antiguo teatro. La apertura del establecimiento hotelero no está prevista antes del 2018 pero el restaurante será inaugurado este año.

Dejar una opinión